Quieres buscar algo?

Destacadas Economía

Fundación Río Jaya denuncia que realizan excavaciones indiscriminadas en margen del río

Compartelo

El presidente de la Fundación Río Jaya de San Francisco de Macorís, denunció al propietario de unos terrenos ubicado en la salida a Santo Domingo, entre la empresa Metrogas y la entrada a La Boca de Colón, quien realiza una obra de acondicionamiento de un solar con fines urbanísticos, en la margen del río, afectando indiscriminadamente los recursos naturales de esta importante fuente de agua.

El Lic. Tomás García, explicó que el propietario de dicho solar, en el interés de prepararlo para futuras construcciones, desde principio del presente año 2020 ha estado introduciendo una pala mecánica en el cauce de río para construir un muro de gaviones en un espacio que por ley le corresponde a la principal fuente acuífera de San Francisco de Macorís.

Dijo que durante la presente semana camiones vacían rellenos, descargan piedras y otros materiales para tratar de hacer habitable una zona que eminentemente pertenece al río.

Manifestó que la Fundación Río Jaya, ha tratado de identificar quien realiza tal obra, nadie sabe quién es el responsable de dicha acción y además se desconoce quién ha podido dar permisos para la realización de tan destructiva labor en contra del medio ambiente.

Sin embargo, aprovechó para informar a la comunidad ambiental de San Francisco de Macorís, a las autoridades municipales, a la dirección provincial de medio ambiente para que asuman sus compromisos y detengan cualquier obra de infraestructura en el indicado lugar y procedan a declarar área de interés ecológica dicho terreno.

“No es posible que a los ojos de más de cien funcionarios que tiene la ciudad para resguardar el medio ambiente se efectúe en plena autopista Duarte una destrucción tan horrenda y bochornosa hacia los recursos naturales y que nadie reaccione”, sostuvo García.

En mensaje en su cuenta de facebook, El Lic. García se preguntó:

“¿Por qué nuestra postura como institución ecológica?

Por lo que se puede observar, los trabajos que en el indicado lugar se realizan, no tienen ningún criterio técnico propio de la Ingeniería Ambiental, por lo que el movimiento de tierra que allí se efectúa destruye el hábitat del entorno del río, pero a la vez, está destruyendo las laderas o ¨barrancas¨, la cual se va sustituyendo por un muro de piedras o gaviones muy por debajo al nivel del terreno, lo que nos hace suponer que se harán otras obras para tratar de evitar los futuros desbordamientos de las aguas del río en épocas de crecidas.

¿Qué va a ocurrir con estos terrenos en los próximos días?

1.- Es de seguro que el Ayuntamiento Municipal dará un permiso de uso de suelo para fines urbanísticos, cuyo permiso será santificado por el Ministerio de Medio Ambiente. Que es bueno resaltar que dicho Dirección Provincial históricamente nunca ha negó un permiso a institución o empresa alguna para la construcción de obras de infraestructuras en las márgenes del río Jaya.

2.- En las próximas crecidas del río, éste volverá a impactar a la Autopista Duarte y a las viviendas ubicadas en el entorno de este desastre ecológico.

3.- Perdemos especies flora y fauna a cambio de violentar la ley ambiental y que unos cuantos obtengan entradas económicas.

Finalmente quiero que la sociedad francomacorisana sepa que ya hemos notificados a las autoridades de medio ambiente acerca de este daño ambiental, pero desconocemos por qué no se ha mandado a detener estas acciones en la margen del río. Ya en los próximos días volveremos al Ayuntamiento Municipal a informar de la situación, ya que la primera vez que el río fue intervenido, desde la Fundación Río Jaya informamos a todos los regidores de dicha situación y por algún tiempo la obra se paralizó.

Desde la Fundación Río Jaya agradecemos cualquier apoyo de los hijos y las hijas del Jaya en aras de preservar nuestra fuente acuífera identidad de nuestra ciudad.

En la foto de más abajo se observa la dispersión de un sobrante de la tierra movilizada hacia el cauce del río en forma de los sedimentos, produciendo una sepultura de algunas especies y la pérdida de la capacidad de la fuente acuífera para acumular agua”, concluyó el señor Tomás García.

Deja un comentario