Quieres buscar algo?

Deportes Destacadas

Luisín tendrá que seguir en el COD hasta el 2022

Compartelo

Luisín Mejía, presidente del Comité Olímpico Dominicano, no tiene otra opción que seguir su mandato hasta el 2022, como lo establecen los estatutos de ese organismo.

Si Luisín decidiera renunciar en diciembre próximo, su liderazgo quedaría maltrecho, de acuerdo a mi óptica.

Hoy más que nunca, el presidente del COD tiene que mostrar que es un líder auténtico y que se ha mantenido en el movimiento olímpico en base a su trabajo y honestidad.
No puede complacer a sus opositores, quienes han violado todas las normas éticas y estatutarias, realizando reuniones contraviniendo todos los principios sobre los que se fundamenta esa entidad.

Valentía

Aquí no hay punto medio, pienso que Mejía tiene el deber, como máxima figura del COD, de hacer valer su autoridad y enfrentar esa situación con valentía y coraje.

Tiene que “llamar a capítulo” a los que no han sido capaces de enfrentarlo cara a cara en el Comité Ejecutivo del COD y pedirle que desean que se marche lo más rápidamente posible, como es su intención, anti estatutaria, claro está, pues quienes quieren echarlo, fueron también electos por el mismo periodo de tiempo que Luisín Mejía.

Igualmente, el presidente del COD, haciendo uso de su facultad, tiene que reunirse con los federados que no son miembros del Ejecutivo del COD y decirles que están siendo utilizados y engañados por apetencias personales y no por los ideales olímpicos.
No le gusta

Todos saben, incluyendo al Marchante que suscribe, que a Luisín no le gustan estos tipos de confrontaciones.

Ese ha sido uno de sus defectos en el movimiento olímpico nacional. Hay veces en que hay que sacar la espada y pelear.

Sin embargo, el jefe del COD, ha sabido combatir como una fiera herida con contrincantes de alto calibre a nivel internacional, en defensa de sus ideas y posiciones de principio.
El ejemplo más reciente, fue la dura batalla que tuvo que librar para ganar la presidencia de la Odecabe. Y ahí se juega una pelota muy caliente.

La historia está ahí, es muy reciente para olvidarla. Luisín Mejía pudo aglutinar a dirigentes federados y ejecutivos olímpicos para conquistar la presidencia de Odecabe.

Así lo ha hecho en otros escenarios internacionales con grandes sabios y estrategas del olimpismo. Esta vez no debe ser la excepción, si así lo exigen las circunstancias, pero el orden, disciplina y el apego a la ética y los estatutos, deben prevalecer por el bien del Movimiento Deportivo Nacional.

Un paso al frente

Luisín es miembro del Comité Olímpico Internacional, presidente de la Odecabe y sus pasos son observados. Por lo tanto, es el primero en hacer cumplir el respeto al manual de ética y los estatutos.

Deja un comentario