Quieres buscar algo?

Destacadas Salud

Pandemia puso a la salud entre la espada y la pared

Compartelo

Doris Pantaleón
[email protected]
Santo Domingo, RD

La teleconsulta médica, los servicios a domicilio y la educación médica a distancia son herramientas que se afianzaron en el sistema de salud dominicano con el Covid-19, quedando ancladas como parte de las transformaciones impulsadas y aceleradas por la pandemia.

Las citas electrónicas, los pedidos de medicamentos y servicios de laboratorio a través de canales no presenciales (mediante WhatsApp y aplicaciones digitales) son métodos que aceleraron su desarrollo en medio de la pandemia y actualmente tienen uso muy frecuente en el sistema de salud dominicano.

Aunque antes del 2020, cuando inicia la crisis sanitaria en el mundo, esas facilidades digitales y de servicios a domicilio, se habían introducido al sistema de salud, su uso era todavía muy tímido, quedando establecidos como métodos preferidos por la población, a pesar de la apertura económica, social y de movilidad que registra en estos momentos República Dominicana.

La educación médica continuada a distancia también tomó importante auge, poniendo al alcance de la comunidad médica la oportunidad de compartir conocimientos en vivo, recibirlos de los más connotados maestros de la medicina y científicos mundiales, a través de las pantallas.

En la actualidad, los congresos científicos han adoptado la modalidad híbrida, con participación de expertos de manera presencial y virtual.

La receta electrónica
Lo que era una demanda de años, tanto de la población afiliada como de los propietarios de farmacias, en medio de la pandemia y como una urgente salida a la crisis sanitaria, en el país se puso en marcha la inclusión de la receta electrónica, en la cobertura del Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS).

Eso permite al paciente consultar al médico en línea, recibir por esa vía la indicación y asimismo recibir el medicamento, que es enviado por la farmacia a domicilio, si el cliente lo prefiere. Esa facilidad se mantiene como una de las herramientas de preferencia de una gran parte de los clientes.

Aunque la disposición de la receta electrónica, fue adoptada de manera provisional, dirigentes de la Unión de Farmacias, han solicitado a la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) mantenerla permanente, a lo que se le respondió que es una decisión que debe ser revisada y tomada formalmente, ya que el reglamento de prescripción y dispensación de medicamentos vigente aprobado por el decreto 66512, en sus párrafos uno y dos, habla que se necesita la presentación de la receta (documento impreso).

Uso de plataformas
Tanto médicos especialistas, como laboratorios clínicos y de imágenes y establecimientos de salud fortalecieron sus plataformas de citas electrónicas e información y facturación en línea.

Los principales centros de salud privados, sobre todo, han fortalecido sus plataformas contando incluso con recursos de chat para la interacción directa con el usuario y plataformas digitales para citas y facturación de servicios, contando con portales actualizados con informaciones y orientaciones generales de servicios, herramientas que son cada vez más usados por los usuarios.

Estos recursos, no sólo han permitido reducir los tiempos de espera de los pacientes, disminuir la presencia de personas y los gastos de bolsillo, sino también aumentar los niveles de satisfacción de los usuarios, y llevarles educación y orientación en salud con la publicación de artículos sobre las patologías que más afectan a los dominicanos.

También se fortaleció durante la pandemia el desarrollo y uso de plataformas digitales y directorios médicos que permiten a las personas buscar el médico por especialidad, centro, seguro médico y ciudad y hacer su cita online, así como conocer las referencias o comentarios de otros usuarios, antes de hacer la elección.

Telemedicina y telemonitoreo
La pan­demia del Covid-19 aceleró la preparación del médico para ofrecer servicios en forma virtual, a través de la teleconsul­ta (consulta a distancia) o telemedicina, un recurso que ya era muy usado en otros países. En la actualidad, muchos especialistas, mantienen la consulta online, como una opción para el paciente que no gusta trasladarse al consultorio.

Actualmente, muchas consultas médi­cas, sobre todo las de se­gunda opinión y las de revi­sión de análisis e imágenes se hacen por teleconsulta, así como el telemonitoreo que es el segui­miento remoto de signos vitales de los pacientes, como es el caso las mediciones de azúcar y peso.

SEPA MÁS
Opinión
Puso al paciente en el centro de la atención

Para Milagros Ureña, directora general de Cedimat, una de las transformaciones más importantes que ha quedado en el sistema de salud es que se puso al paciente en el centro de atención del servicio.

Explica que el sistema de salud tradicional es piramidal donde el médico está en el centro y el paciente va al hospital en busca de ese servicio, pero que con la pandemia se vio que es el médico quien debe ir al domicilio del paciente, ya sea presencial o a través de la telemedicina.

Otro de los cambios importantes, que en su opinión trajo la pandemia, es que los prestadores de salud tienen que darle participación al paciente, planificando la salud de una manera integral, mientras que antes la atención era totalmente planificada por los prestadores de salud basándose en sus expectativas, sin tomar en cuenta las del paciente y sus necesidades.

“Estamos viviendo la era de la experiencia del paciente y quien no se monte en ese carro definitivamente se quedará atrás, porque el paciente tiene muchas alternativas, y con la tecnología y en unos años, la inteligencia artificial, le permitirá hacer su propio diagnóstico”, señaló Ureña.

El reto que tiene el país, de acuerdo a la estudiosa de los sistemas de salud, es capacitar a recursos humanos en atención basada en tecnología, porque ya el diagnóstico no depende de las manos del médico, sino de la tecnología con que dispone.

Dijo que el paciente de hoy es activo, más consciente de su atención médica por las herramientas tecnológicas y la cantidad de información que dispone. “La inteligencia artificial, las herramientas virtuales y el acceso al internet han convertido al paciente en un ente activo dentro del sistema.

Comportamiento del Covid-19
El primer caso del virus del Covid-19 fue detectado en la comunidad de Wuhan, China, en diciembre del 2019, presencia que se fue extendiendo hacia países europeos inicialmente y luego a América, creando una emergencia sanitaria.

En República Dominicana el primer caso importado del virus se notificó oficialmente el primero de marzo del 2020, detectado en un visitante italiano, llegando luego a las comunidades, siendo la provincia Duarte el epicentro del primer gran brote comunitario.

Prueba de fuego
Durante el 2020 el sistema de salud criollo vivió su mayor prueba de fuego, con sobredemanda de pruebas diagnósticas, de atención médica y de ocupación de camas que hizo tambalear el sistema sanitario hasta colocarlo a punto del colapso, cerrando con 2,416 muertes, 172,218 contagios, una positividad diaria en 22.45% y un 54% de ocupación de sus camas de Cuidados Intensivos.

Nuevas variantes
Durante este año, el surgimiento de nuevas variantes, muchas de ellas muy contagiosas y agresivas, entre ellas la delta, la gamma y en las últimas semanas la ómicron, han desatado nerviosismo en los sistemas de salud de los diferentes países, motivando una mayor vigilancia epidemiológica.

Mayores picos
Dentro de la pandemia, República Dominicana ha tenido cuatro olas. En Julio del 2020 fue el mes de mayor tensión, con picos de registros diarios de hasta 1,492 casos, alcanzando casi el colapso del sistema, con ocupación de camas que superan 100% en demarcaciones como Santo Domingo y Santiago.

En el 2021, el comportamiento de la epidemia ha tenido diferentes picos, uno en enero, tras las fiestas de navidad y año nuevo, con registro de hasta 1,216 casos en un día; en junio pasado con registro de 1,439 en un día y en los meses de octubre y noviembre pasados con registro que sobrepasaron los mil casos diarios.

Población vacunada
El país inició su Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19 en población mayor de 18 años en febrero de este año, alcanzando hasta el momento a 5.6 millones de personas con dos dosis y 6.9 con la primera dosis, posteriormente incluyó la población a partir de los 12 años.

Luego introdujo la vacuna de refuerzo o tercera dosis que ha alcanzado a alrededor de un millón 400 mil personas y mantiene en discusión la posibilidad de vacunar a los niños entre cinco y 11 años. El total de dosis aplicadas ronda las 13.9 millones.

El primer caso
El primer caso importado de COVID-19 en el país fue el italiano Claudio Pascualini, quien permaneció durante 54 días ingresado en el Hospital Militar Ramón de Lara de la Fuerza Aérea Dominicana, el primer centro convertido en hospital COVID.

Posteriormente surgió el controversial caso de la señora Oraida Herrera Díaz, la dominicana residente en Italia que llegó al país hasta su casa en Villa Riva, provincia Duarte. Luego llegó la transmisión comunitaria empezando en cinco de las más pobladas provincias y luego se extendió a todo el país.

SEPA MÁS
Opinión
Médicos reducen sus largas jornadas

La educación médica a distancia, a excepción de las prácticas, la organización de la consulta mediante citas previas y la reducción de parte del especialista de sus largas jornadas en el consultorio, han sido transformaciones impuestas por la pandemia del Covid-19 y que permanecerán en el sistema de salud.

El doctor Fulgencio Severino, cardiólogo y estudioso del sistema, así lo asegura, al señalar que fruto de la pandemia, todos los eventos científicos de formación médica se han quedado mediante un híbrido de virtual y presencial.

A esto se suma, señaló, que las escuelas de medicina de las principales universidades del país han establecido la formación virtual como método de enseñanza de sus estudiantes, a excepción de la parte práctica, en las cuales también se ha ido incursionando a través de la telemedicina.

Eso, de acuerdo al doctor Severino, reduce los gastos de las universidades y el transporte de los estudiantes, donde personas pueden estar en lugares lejanos y recibir su docencia por internet.

Destacó que el médico ha reducido su tiempo a la actividad asistencial, donde el especialista va menos tiempo y menos días al consultorio, además ya no se dejan los turnos abiertos, sino que por lo general han adoptado el método de citas, para evitar aglomeraciones y largas horas de espera del paciente.

Al parecer, en opinión de Severino, losmédicos se han dado cuenta que trabajar tanto y estar tan desesperados de un lugar a otro no era tan saludable, “la mayoría tenía hasta tres trabajos, en consultas privadas”, agregó.

Deja un comentario